Los ministros de Finanzas del G20, reunidos en Venecia, acordaron la imposición de una tasa de al menos el 15 % sobre las ganancias de las multinacionales, con el objetivo de «poner fin a los paraísos fiscales».

El impuesto mínimo global apunta principalmente a los gigantes digitales, como Google, Amazon, Facebook y Apple, así como a empresas cuya facturación anual supere los 890 millones de dólares.

La reforma se propone distribuir equitativamente entre países el derecho a gravar las ganancias de las multinacionales.

El G20 hizo un llamado para que la propuesta obtenga la aprobación de todos los 139 miembros del grupo de trabajo de la OCDE que agrupa a países avanzados y emergentes.

Una tasa mínima efectiva del 15% generaría ingresos adicionales de 150,000 millones de dólares al año, según la OCDE.