Rafael Navarro González, fue un hombre de ciencia hasta sus últimos días. Dedicó gran parte de su existencia al estudio del origen de la vida y contribuyó en la búsqueda de una segunda génesis, es decir un segundo ejemplo de vida en el universo.

El astrobiólogo nos concedió una entrevista para MexNews en la que explicó que desde muy joven decidió dedicarse al estudio de la vida y más tarde en encontrar el sustento de sus teorías y descubrimientos sobre algún indicio de vida en el planeta rojo.

“Todo lo que sabemos de la biología se basa en leyes físicas y químicas, pero no conocemos ningún otro organismo más que los terrícolas y estamos buscando evidencia de vida fuera de la tierra basado en los conocimientos que tenemos de la física y de la química y de la biología y encontrar una evidencia de vida extraterrestre, sería el hallazgo más importante porque cambiaría la biología de terrícola a universal”.

Entre sus aportaciones científicas más importantes a nivel mundial “sobresale la identificación de las fallas de la Misión Vikingo de la NASA en la detección de la vida marciana”. El mexicano pudo demostrar que las sondas Vikingo 1 y 2 fueron fallidas en sus procedimientos para detectar materia orgánica en el suelo de Marte, pese a que sí se encontraron estos compuestos.

Esta investigación fue trascendental para el diseño del “Mars Science Laboratory”, un equipo portátil de análisis químico transportado a bordo del robot Curiosity que en 2012 inició su recorrido en un antiguo lago marciano y fue él quien contribuyó en su diseño, puesta en marcha e interpretación de datos.

Pero, no solo sus aportaciones han tenido eco en la NASA, también formó parte de las investigaciones de la sonda ExoMars de la Agencia Espacial Europea, para tratar de encontrar agua en la superficie de marte, hecho que ya fue dado a conocer por científicos británicos quienes aseguraron que han detectado vapor de agua en la atmósfera de Marte, un nuevo indicio que podría acreditar la tesis según la cual el planeta rojo habría albergado vida en algún momento y de la que el Doctor Navarro no pudo constatar por su repentina muerte a causa de COVID-19.

“Curiosity desde que llegó a la superficie de Marte ha recorrido como 22 kilómetros en una montaña que se llama la montaña Sharp, ha estado en diferentes zonas muy interesantes, donde hemos tenido evidencia que hubo agua en el pasado, pero en estos últimos meses nos estamos dirigiendo hacia la parte más alta, donde va a poder explorar Curiosity que es una zona de salares donde nos dé evidencia de un cambio climático que sufrió el planeta, dejó de ser habitable, se convirtió de húmedo a un ambiente desértico y ese estudio va a ser fundamental para entender qué le pasó a Marte y qué le pasó a los seres vivos que aparecieron en ese lugar en el pasado, entonces tenemos varios años antes trabajando con Curiosity, pero al mismo tiempo tenemos misiones en progreso, por ejemplo la misión de la NASA en el 2020 que iba a llegar a Marte en febrero y hay otra misión en la que yo participo en ExoMars de la comunidad europea que va a ser enviado a Marte en dos años y con este vehículo robótico vamos a tratar de poder obtener evidencia de formación de agua líquida en las noches y esa técnica podría servir como tecnología para capturar el agua de la atmósfera y que pudiera ser utilizada por humanos en futuras misiones al planeta rojo”.

La huella que ha dejado este científico orgullosamente mexicano ha cambiado la historia y ha ido más allá de nuestro planeta. Sus aportaciones servirán para las futuras misiones y exploraciones a Marte, quedará también como un referente para las futuras generaciones que quieran dedicar su vida a la ciencia y principalmente para demostrar que los sueños se pueden cumplir.

“Me hubiera gustado, hubiera sido algo muy importante, yo creo que el paso más importante que ha dado el hombre, el último fue la llegada del hombre a la luna, el siguiente va a ser cuando el primer humano se pose en Marte, la NASA y la Agencia Espacial Europea están participando y preparándose para eso y sin duda, va a ser un avance muy importante, tiene riesgos muy grandes porque como en todas las misiones, podría haber accidentes y tiene riesgos para los humanos, pero sí sería muy interesante hacer ese tipo de viajes, si me lo preguntarán ahora yo diría que no, porque no me gustaría dejar a mi familia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.