Ante la problemática de que 348 escuelas que cerraron sus puertas y 98 mil 752 estudiantes que  abandonaron el sistema educativo sólo en la Ciudad de México, la necesidad de poner atención en la salud mental de maestros y alumnos, evitar las depresiones, ataques de pánico y otros problemas, la COPARMEX Ciudad de México exhortó a los actores sociales y políticos, a los gobiernos, al personal educativo y sociedad en general a procurar que este regreso a clases presenciales sea con los protocolos de prevención . 

El presidente del Centro Empresarial de la Ciudad de México, Armando Zúñiga Salinas, expresó que abrir  las escuelas a clases presenciales en un nuevo pico de la pandemia no fue la decisión más acertada al realizarse sin condiciones generales de salubridad e infraestructura necesarias,  porque de no hacerlo bien, se estará poniendo en riesgo innecesario la vida de los niños, las niñas, los adolescentes, los trabajadores del sector educativo, así como a las familias. 

Sin embargo también  declaró  que es necesario que se active el sector educativo, ya que es una  decisión clave para revertir el rezago educativo como consecuencia de la pandemia y para mitigar los efectos socio-emocionales en niñas, niños y adolescentes tras el confinamiento.