El sector empresarial global se ha visto deteriorado de diversas formas desde el inicio de confinamiento; se ha reflejado con presupuestos bajos, recortes de personal y disminución de ganancias, dejando como causa final una tasa muy grande de desempleo.  

Antonio Delgado, Efrén Almazán y Daniel Olvera son 3 empresarios mexicanos que ayudan al sector industrial con el objetivo de reducir el consumo de plástico de un solo uso en sus cadenas de suministro.

Al mismo tiempo, asesoran a las empresas para que puedan seguir laborando aun en temporada post-pandemia, eliminando de sus procesos los altos costos en consumo de periódico, plástico y materiales desechables contaminantes de embalaje

Se estima que en el año 2050 habrá más plástico que peces en los océanos. De acuerdo a la ONU, cada año se arrojan 13 millones de toneladas de basura plástica a los océanos

Según información de Greenpeace, en México se producen más de 7 millones de toneladas de plástico al año y la capacidad actual de reciclaje es de apenas del 6 %. El resto del plástico termina en nuestros ríos, bosques, mares, afectando a los ecosistemas, con una biodegradación que tarda en completarse en promedio 400 años

Ante esta situación, estos talentosos mexicanos ayudan a las diferentes industrias a transformar sus procesos y cadenas productivas con objetivos más sustentables y amigables con el medio ambiente.

La forma en la que lo logran es acercando dispositivos e insumos reutilizables a base de polímeros ya reciclados, que gradualmente le ganan terreno al plástico dentro de sus procesos.  

Su trabajo ha sido realizado mayormente en el territorio mexicano. Sin embargo, gracias a la aceptación que han observado, no descartan la posible participación en el mercado europeo.

Además, hacen un llamado al gobierno actual a que intensifique las regulaciones de emisiones de CO2 de las industrias anteponiendo el bienestar ambiental y controle la cantidad de desechos generados en sus procesos que son inevitables pero pueden ser controlados.